Texto / Obra

ABC de las Artes nº 285 18 de abril 1997

Galería Arteara Pintor Rosales, 8. Madrid. Hasta el 21 de mayo. De 10.000 a 500.000 pesetas.

UNA de las pocas impresiones claras que se podía sacar de la visita a la última edición de ARCO, era la abundancia y variedad de obras realizadas a partir de lo que tradicionalmente se ha llamado «labores» femeninas. Tejido y costura alcanzaban un estatuto similar al de la pintura y la escultura, con lo que se rompían viejas compartimentaciones entre cultura popular y elitista. Lo que también es cierto es que muy pocas de estas obras lograban justificar la utilización de esas técnicas y los correspondientes materiales. Parecía más bien que las diversas mareas posfeministas los habían empujado ante nuestros ojos con la absoluta arbitrariedad del oleaje.

Quien sacara estas conclusiones de su visita a ARCO haría bien en conocer la obra de Antonia Valero (Madrid, 1952). La artista utiliza materiales característicos de la lencería: Iycra, nylon, seda y los trabaja con virtuosismo de zurcidora. La diferencia es que en su caso el resultado supera y borra las circunstancias de partida, y la contingencia se hace necesidad.

Con estos peculiares materiales Antonia Valero ha definido una poética que en buena medida los vuelve de todo punto irreconocibles. El espectador se encuentra ante tramas sutilísimas, transparencias graduales, lienzos tensos hasta el paroxismo o dramáticamente rasgados. Un lenguaje de pliegues y veladuras, ritmos y simetrías en el que las connotaciones culturales del material ceden ante el resultado estético. No es pues una exposición fetichista, a no ser que concibamos un erotismo geométrico y desencarnado. Nos hace pensar más bien en obras de artistas como Lucio Fontana o Manolo Millares, pero con una levedad y ternura específicas. La obra de Antonia Valero es imprevisiblemente lírica en su minimalismo.

Ya hemos señalado en estas mismas páginas, refiriéndonos a Elena del Rivero y Ana Prada -una de cuyas piezas, «Veinte costuras”, tiene mucho que ver con las de Valero- que estas artistas proponen un tipo de arte en que minimalismo y expresión se formulan sin excluirse. Antonia Valero, en cualquier caso, logra emocionamos con su simplicidad. Vale la pena que lo comprueben personalmente en esta exposición. -J. M. P.

←Anterior                            Siguiente→